Poder hablar con otra persona con mucha distancia de por medio y además poder hacerlo incluso en diferentes tiempos es una verdadera obra maestra del ingenio humano. Hacer una videoconferencia es algo que todavía nos deja maravillados a quienes tenemos más de 40.

Puedes grabar y una o varias personas más pueden contestarte en tiempos diferentes, solo hay que ponerse de acuerdo en el término, la fecha o la hora a la que se busca tener una conclusión de lo conversado. Imagina esto: Estás en Japón, coges tu móvil, no envías una nota de voz, sino que haces un vídeo para preguntarle a tu jefe, que está en España, si puedes tomar la decisión de hacer una compra y le dices que tienes medio día para decidir. Por supuesto él estará pendiente porque eso fue lo acordado, en una hora cuando tu jefe sale de una importante reunión te envía otro mensaje de vídeo a tu Whatsapp y puedes notar en su mirada y su forma de hablar que quiere hacer la compra; pero no te lo dice abiertamente y te dice que lo deja a tu criterio, es seguro que te ganes un ascenso, porque harás justo eso y comprarás. Luego le envías un vídeo mensaje a él y a los directores para que vean la compra que has hecho.

videollamada

La comunicación en vídeo es muy importante, porque el cuerpo habla más que las palabras, estas solo tienen un peso del 7% en el proceso, el 93% restante reposa en los hombros del tono con el que se hable y del lenguaje corporal que tiene el mayor peso.

La generación que está alcanzando los puestos de trabajo y que más adelante estará con más fuerza al frente de las empresas, son una generación digital, para ellos las videoconferencias, son el común denominador. Demandan alta calidad en estos servicios y esto le ha dado un nuevo aliento a las videoconferencias, ¿Por qué solo escuchar a alguien si es preferible hablar con esa otra persona o esas otras personas mientras las ves, como si estuvieran allí contigo? Para la mayoría de los empresarios actuales esto resulta innecesario; pero para la forma de comunicación a la que están acostumbrada la nueva generación el teléfono no es para pegárselo al oído y esa herramienta es la vía para explotar los nuevos servicios de videoconferencia la tecnología provee lo necesario para llevar el servicio a un nuevo nivel.

mujer

¿Qué prefieres, hablar con tu novia mientras se te pone la oreja caliente o verla mientras le hablas y mantienes tu oreja fría?

Comodidad, rapidez, es más humano ver a alguien mientras le hablas que solo oírla.

No es utópico pensar que no hará falta una mesa redonda y traerse a los ejecutivos a una reunión en la ciudad, gastando tiempo, dinero, con los inconvenientes de los viajes y el manejo logístico en el que se invierte tanto tiempo, cada quien desde su oficina estará conectado obviando todos esos problemas.

Los jefes pueden estar en la oficina de su subalterno sin importar la distancia, es una manera de comunicación más efectiva y gracias al teléfono podrás ver desde Nueva York la nueva oficina que se quiere comprar en Londres, al tiempo que uno de tus empleados pasea por ella junto al corredor de bienes raíces.