¿Cómo elegir un durómetro?

Fuente de la imagen: Pixabay

Un durómetro es un dispositivo que se utiliza para medir la dureza, es decir, la resistencia a la penetración que tiene un material y la fuerza que hay que realizar para penetrar su superficie.

Para seleccionar el mejor durómetros debes tener en cuenta varias cuestiones, aunque las principales son el material a medir y los datos que necesitas obtener.

El material

Cada durómetro está pensado para un tipo de material diferente, ya que sirven tanto para medir metal como plástico, goma, tejidos, etc.

El principio de las mediciones de dureza de los materiales es siempre el mismo, solo que no se comprueba igual.

Por ejemplo, con los durómetros pensados para materiales metálicos se puede comprobar de forma rápida y precisa la dureza superficial del acero, de herramientas de acero o aleaciones de aluminio, cobre y bronce.

Sin embargo, si necesitas determinar la dureza de otros materiales como goma o plástico, deberás buscar otra versión de durómetro, mejor si no tiene aguja de arrastre.

Los datos necesarios

Cuando analizas un material con un durómetro lo más probable es que tengas un objetivo concreto, es decir, que exista alguna propiedad que quieras comprobar, además de su dureza y resistencia.

Por esto, según tus necesidades, a veces únicamente con un ensayo en la superficie y con una medida de impresión se puede calcular la dureza, gracias a las escalas arbitrarias existentes como Brinell o Knoop entre otras. Esto lo puedes conseguir con cualquier durómetro básico.

Sin embargo, puede que necesites información adicional que le dé más valor a tu experimentación, como la composición de la fase, el tamaño, el grosor de la capa o el tamaño de la partícula.

Para esto necesitas un durómetro con un penetrador más moderno.

Otros aspectos que puedes tener en cuenta a la hora de optar por un durómetro u otro son:

  • El rango de dureza. Esto está determinado por el material del penetrador o indentador. Si la dureza de un material es bastante alta, necesitaremos un penetrador de diamante, mientras que, si su dureza es menos elevada, será suficiente utilizar un penetrador de acero o metal duro.
  • El nivel de precisión. Este depende de las características de la superficie a medir.

Para las mediciones más precisas, es recomendable elegir un durómetro por ultrasonidos, ya que realiza pruebas de dureza no destructivas, por medio de ondas sonoras, que evalúan la calidad de los materiales.